El colesterol tiene 2 orígenes:

  • Exógeno: el que penetra en el organismo conjuntamente con los alimentos.
  • Endógeno: se sintetiza en los órganos mencionados. La dieta puede ayudar a normalizar esta síntesis.

El colesterol en exceso es considerado peligroso para la salud porque tiende a depositarse en las arterias. Allí forma las llamadas placas de ateromas, que disminuyen la luz dentro de las arterias, obstaculizando la circulación de la sangre. Cuando una célula no recibe oxígeno y nutrientes,  envejece y muere. La ateroesclerosis puede estar circunscripta a un órgano, o a un corto trecho arterial o encontrarse en forma difusa en todo el organismo.

Las placas de ateroma  pueden desprenderse y formar trombos; los trombos son coágulos que pueden migrar por el torrente circulatorio y obturar el pasaje de la sangre generando una trombosis.

Por lo tanto, el colesterol en exceso aumenta el riesgo de enfermedades cardiovasculares y ateroesclerosis. Cuando se deposita en la vesícula, aumenta el riesgo de litiasis vesicular.

Alimentos indicados

  • Fibras: La fibra más útil es la soluble, presente en legumbres, frutas, verduras, salvado de avena, semillas de lino.
  • Insolubles: alfalfa, verduras de hoja y el salvado de trigo.
  • Vegetales: todos ellos, y en especial el alcaucil, el ajo y la cebolla.
  • Frutas: todas ellas; el pomelo está específicamente indicado, sin embargo, si se está tomando medicación del tipo de las estatinas, no deberá consumirse.
  • Pescados: todos los de mar y en especial aquellos de mares fríos ( atún, salmón, anchoa y sardina frescas): un consumo de 3 veces por semana sería lo ideal. Semillas de chía, de lino.
  • Cereales integrales, como el arroz, mijo, cebada, trigo, quinoa, avena, son especialmente indicados.
  • Legumbres: todas indicadas, como lentejas, garbanzos, porotos, habas, arvejas, soja.

Alimentos contraindicados

  • Lácteos en general, ya sea enteros o descremados: Leche, crema, yogur, manteca, quesos enteros o descremados, frituras, snacks (como papas fritas, palitos, etc.), margarina, helados industrializados, chocolates que contengan aceites hidrogenados, galletitas que contengan ácidos grasos hidrogenados, productos de panadería como facturas, nicotina.
  • Es importante también mencionar que las proteínas animales provenientes de carnes y lácteos elevan el colesterol. No sucede lo mismo con las proteínas vegetales. La soja por ejemplo, tiene una acción contraria, colaborando en la disminución de los valores de grasas en sangre.
  • El huevo entero se limita a 2 semanales, las claras pueden consumirse a voluntad. En los vegetarianos, esta limitación puede ampliarse de acuerdo a las necesidades individuales.

Otras medidas

  • Semillas de chía molidas, 3 cucharaditas de té por día.
  • Fenogreco: 2 cucharaditas por día, molidas.
  • Salvado de avena: 2 cucharadas soperas en sopas, jugos, en reemplazo del pan rallado en milanesas.
  • Lecitina de soja granulada: 2 cucharadas de postre por día: en caldos, jugos.
  • Ajo: puede consumirse en forma de comprimido o directamente un diente por día. Los comprimidos son en general bien tolerados, excepto en casos de gastritis o úlcera.
  • Te verde, te rojo, hongo shiitake.
  • Alimentos especialmente útiles para elevar el índice de colesterol bueno o HDL: aceite de oliva, aceitunas, almendras, avellanas, pistachos, palta y soja. A esto se debe sumar la práctica de ejercicios aeróbicos y respiratorios.
  • 3 nueces, o 8 almendras o avellanas, serían beneficiosas para reducir los niveles de colesterol y mejorar la salud cardiovascular.
  • Se ha hablado mucho también sobre el beneficio de tomar diariamente 1 copa de vino tinto. Este, para que sea realmente útil debe ser de buena cepa, para proteger las arterias y aumentar el HDL.

Referencias: https://infotratamiento.com